La vía penal en accidentes de tráfico, después de la reforma del código penal

Con la ultima  reforma del Código Penal efectuada por LO 1/2015 de 30 de marzo, se produce un cambio de concepto en la regulación  de la imprudencia de forma general dentro del Ordenamiento Penal. Por lo que respecta a la imprudencia que afecta a los accidentes de tráfico en  la situación anterior, a esta reforma, […]

Con la ultima  reforma del Código Penal efectuada por LO 1/2015 de 30 de marzo, se produce un cambio de concepto en la regulación  de la imprudencia de forma general dentro del Ordenamiento Penal.

Por lo que respecta a la imprudencia que afecta a los accidentes de tráfico en  la situación anterior, a esta reforma, cualquier accidente donde se apreciara una impudencia leve con resultado de lesiones, daba inicio, previa denuncia, a un juicio de faltas, donde se dirimía la responsabilidad penal y civil.

Los nuevos criterios que se establecen en el Código penal sobre la imprudencia en los accidentes de trafico, está dando numerosas situaciones de confusión, donde los Juzgados de Instrucción tienen que decidir si un accidente continua en la vía penal o lo archiva, y por otro lado en los abogados si se utiliza la vía civil como parece que el legislador quiso, salvo excepciones, después de la supresión de las faltas con la reforma del Código Penal, o en qué casos cabe actualmente la previa denuncia y el inicio de un procedimiento penal.

Todos los fines de semana es frecuente escuchar, que se han producido accidentes en los que se ven implicados peatones o ciclistas, unas veces el conductor da positivo en alcohol y drogas, en estos casos cuando hay lesiones o muertes está clara la vía penal, pero otras veces hay casos de distracciones o negligencias con resultado de lesiones graves, y son estos en los que  es necesario establecer cual va a ser la vía procesal de resolución del accidente, si la penal o la civil.

La reforma del Código penal ha introducido importantes novedades,

en la regulación de la imprudencia, novedades que básicamente se centran en la despenalización de la imprudencia leve, y la creación de una categoría nueva de imprudencia, la imprudencia menos grave, más el mantenimiento de la imprudencia grave.

Así pues con la regulación penal actual los accidentes de tráfico se dirimen en base a dos elementos:

– uno objetivo que es el resultado, ya sea por lesiones o muerte.

– y otro subjetivo, determinación del tipo de imprudencia producida: leve, grave o menos grave.

Es este segundo elemento el subjetivo, el que se ha que delimitar ya que aunque ha desaparecido la imprudencia leve que   anteriormente sí que nos introducía en la vía penal, previa denuncia, sin embargo no se han despenalizado en su totalidad las negligencias en los accidentes de trafico. Así el art. 152.1 CP  castiga al que por imprudencia grave causare alguna de las lesiones previstas en los artículos anteriores será castigado, en atención al riesgo creado y el resultado producido… y el art. 152.2 al que por imprudencia menos grave causare alguna de las lesiones a que se refieren los Art. 149 y 150.  Sin embargo el legislador no ha introducido criterio alguno para diferenciar los tres tipos de imprudencia, por lo tanto como en otras ocasiones deberá ser la jurisprudencia la que vaya modelando el concepto.

Desde el punto de vista práctico se puede establecer como criterios delimitadores de la imprudencia menos grave:

-El tipo de violación de la norma jurídica que se ha producido,

-Si existen o no hechos que atenúan la conducta antijurídica, y

-La intensidad de la infracción del deber de cuidado al que obliga el Reglamento General de Circulación.

A modo de ejemplo saltarse un ceda el paso y causar por esta acción lesiones graves a los ocupantes del  vehiculo contrario o propio, podría dar lugar a tipificar la conducta dentro del Art.152.2 del CP. En nuestro caso se ha producido una violación de la preferencia de paso en intersección, no habría ninguna circunstancia atenuante de la infracción, y el Reglamento General de la Circulación incide en el deber de cuidado en las intersecciones por considerarlas maniobras que entrañan peligro. Por lo tanto esta conducta seria susceptible de ilícito penal.

Por lo tanto con la nueva regulación de la imprudencia menos grave de los Art. 142.2 y 152.2 CP, entraran en su tipo penal, aquellos accidentes de trafico con resultado de muerte o de lesiones graves, en donde la imprudencia no llega a ser grave pero que supone una actuación negligente por falta de previsión del riesgo y con omisión del deber de cuidado propio del tráfico vial generalmente establecido en el Reglamento General de Circulación.

La Audiencia Provincial de Madrid en un Auto de 23 de febrero de 2017, puntualiza bastante el asunto, y dictamina cuando un accidente debe ir a la vía penal o no, además de precisar el concepto de imprudencia menos grave y grave.

Se establece el siguiente criterio:

Estaremos en un supuesto de imprudencia menos grave del articulo 152.2, cuando la conducta infrinja el articulo 76 del RD  6/2015 y además concurra con las lesiones de los artículos 149 y 150 del CP.

Estaremos en un supuesto de imprudencia  grave del articulo 152.1, cuando la conducta infrinja el articulo 77 del RD  6/2015 y además concurra con las lesiones de los artículos 147.1, 149 y 150 del CP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *